Convento Carmelitas Descalzas

Corriendo el mes de junio de 1923, por inspiración divina, Santa Maravillas de Jesús, Carmelita Descalza, concibió la idea de fundar un convento en el Cerro de los Ángeles, con el fin de acompañar al Sagrado Corazón de Jesús en su soledad y pedir por la salvación de las almas.

Especial empeño y dedicación tuvo la entonces Hermana Maravillas, hasta ver conseguida la importante obra que Jesús la había encomendado. Ella y tres hermanas más formaron la primera comunidad que fue originariamente instalada en Getafe, hasta que se terminaron las obras del convento, del que se puso la primera piedra el 12 de abril de 1925, Pascua de Resurrección.

Desde la Festividad de Cristo Rey, 26 de octubre de 1926, fecha en la que ocuparon el convento, el Sagrado Corazón de Jesús tiene una lámpara que se mantiene siempre encendida con luz de penitencia y oración, con entrega generosa, con el sacrificio callado de cada momento para sintonizar siempre con la voluntad de Dios.