Primer Viernes de mes | Beato Bernardo F. de Hoyos

Viernes 2 de septiembre de 2022

Oración de los primeros viernes de mes | Beato Bernardo F. de Hoyos

«Yo quiero lo que el Corazón de Jesús quisiere»

( Beato Bernardo F. de Hoyos) 

«Después de haber recibido el Santísimo Viático estuvo dando gracias una hora entera; y le oían repetir entre otros inflamados afectos: “¡Oh cuán bueno es habitar en el Sacratísimo Corazón de Jesús!”. Siempre que le preguntaban en el discurso de su enfermedad si quería morir, respondía: “Yo quiero lo que el Corazón de Jesús quisiere”. Esta era su respuesta, sin desear vivir ni morir, solo cumplir la santa voluntad del Corazón de Jesús» (de la biografía del beato Bernardo F. de Hoyos) 

El 2 de diciembre de 1734, Bernardo recibió su ordenación sacerdotal. Se llenó de “un sagrado pavor” y el Señor le declaró “cómo este sacramento había tenido su origen en la Fuente purísima de su Corazón Sagrado”. 

El ministerio sacerdotal del padre Hoyos se centró en la predicación y la confesión. Encomendaba siempre sus sermones al Corazón de Jesús y pedía a los santos ángeles que dispusiesen pecadores que se dejaran tocar por sus palabras encendidas. En nombre del Señor “echaba las redes”. Después de sus sermones de fuego, acudían las almas pidiendo la confesión. 

El 18 de noviembre de 1735 cae enfermo de la enfermedad infecciosa tabardillo. Nadie escuchó una sola queja de los dolores que soportaba, sino que irradiaba paz y se le escuchaba decir: “¡Oh, cuán bueno es habitar en el Corazón de Jesús!”. El día 29, reclinó su cabeza con la sonrisa en sus labios y partió a la patria del Cielo. Tenía 24 años y había comenzado un incendio en España con el fuego del Corazón de Cristo. 

Como a Bernardo, también el Señor nos llama a nosotros a extender este Fuego y colaborar con Él en la salvación de las almas. A ofrecer “nuestras personas y obras, en unión con Cristo, por la redención del mundo”. ¿Te dejas prender por el Fuego de su Amor? 

¿Me dejaré prender por el Fuego de Amor del Corazón de Jesús? 

JESÚS, MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN, HAZ MI CORAZÓN SEMEJANTE AL TUYO. 

Compositor e intérprete de la canción: Javier Salvado Romero.