Primer Viernes Septiembre

Día 3 de septiembre de 2021

Oración de los primeros viernes de mes

“Te amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas” (San Juan Eudes) 

Continuamos con nuestro recorrido por los apóstoles del Corazón de Jesús y hoy vamos a orar con san Juan Eudes.  

Este santo sacerdote francés del siglo XVII tiene una hermosa vida en la que vale la pena profundizar. Una vida de amor a Jesucristo continua, sin interrupción, una vida de plegaria, de cada momento. Una vida apostólica por el ejemplo, por la conversación, por la predicación, por las confesiones, por sus fundaciones… No dejó ocasión ni oportunidad de hablar de Jesucristo. Su propósito de vida está sintetizado en estas palabras suyas: «Jesucristo debe vivir en nosotros, y nosotros en Él solo existir. Su vida debe ser nuestra vida, y esta una continuación y reflejo de la suya. No tenemos derecho de vivir sobre la tierra sino para llevar, manifestar, santificar, glorificar y hacer vivir en nosotros el nombre, la vida, las cualidades, las perfecciones, los designios e inclinaciones, las virtudes, las acciones de Jesús». 

Además, fue el primero que organizó y celebró la fiesta del Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María; y también fue el primero en escribir la liturgia de las horas de cada una de estas fiestas. 

Señor, te doy gracias porque Tú siempre estás conmigo, porque siempre me tienes ante tu Presencia. Hoy quiero hacer mía esta preciosa salutación a tu Corazón que san Juan Eudes escribió y te ruego que se haga vida en mi vida: 

«Te saludamos, Corazón santo de Jesús. Te adoramos, Corazón bueno, Corazón humilde. Corazón puro. 

Te alabamos, Corazón sacerdotal, Corazón sabio, Corazón paciente. 

Te glorificamos, Corazón obediente, Corazón atento a la voluntad del Padre, Corazón fiel. 

Te damos gracias, Corazón, fuente de felicidad, Corazón misericordioso, Corazón amante. 

Te amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra voluntad, con todas nuestras fuerzas. 

Te ofrecemos nuestro corazón, te lo entregamos, te lo consagramos, te lo inmolamos. 

Recíbelo y poséelo enteramente, purifícalo, ilumínalo, santifícalo. 

Vive y reina en él, ahora y por siempre jamás. Amén». 

JESÚS, MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN, HAZ MI CORAZÓN SEMEJANTE AL TUYO. 

Compositor e intérprete de la canción: Javier Salvado Romero.