Primer Viernes Agosto

Día 6 de agosto de 2021

Oración de los primeros viernes de mes

“Quise revelarte el secreto de mi Corazón, permitiéndote verlo abierto, para que puedas entender que te amé mucho más” (el Corazón de Jesús a Sta. Catalina de Siena) 

En nuestro recorrido por los apóstoles del Corazón de Jesús, hoy vamos a orar con santa Catalina de Siena.  

Santa Catalina es una de las más grandes místicas del siglo XIV. Solía caer en éxtasis cuando oraba, experimentó de manera invisible los estigmas de Cristo y tuvo visiones del Niño Jesús. Y Dios obró en ella un milagro muy poco común ya que le hizo un trasplante de corazón. 

Un día se encontraba rezando en la capilla de sus hermanos dominicos cuando de pronto cayó en éxtasis. Cuando se recuperó se puso de pie para volver a casa, pero al instante tuvo una visión asombrosa: vio cómo una hermosa luz bajaba del cielo y la envolvía. En medio de esa luz apareció el Señor quien traía algo en una de sus manos: ¡era un corazón humano! El Señor se acercó a santa Catalina, abrió uno de sus costados e introdujo el corazón que había traído. Mientras lo hacía le dijo a la santa: “Querida hijita, como el otro día tomé tu corazón, he aquí que te doy el mío con el cual siempre viviréis”. Como signo de este milagro quedó en el costado de Catalina una cicatriz. 

También, en un precioso diálogo, le fue revelado porqué Jesús, muerto en la cruz, recibió una lanza que le traspasó el Corazón. Preguntó al Señor: “Dulce Cordero sin mancha, Tú estabas muerto cuando tu Costado fue abierto. ¿Para qué, entonces, permitiste que tu Corazón fuese de tal forma herido y abierto a la fuerza?” Nuestro Señor le respondió: “Por varias razones, de las que te diré la principal. Mis deseos hacia la raza humana eran infinitos y el tiempo actual de sufrimiento y tortura estaban al terminar. Ya que mi amor es infinito, yo no podía por este sufrimiento manifestarte cuánto te amo. Es por eso que yo quise revelarte el secreto de mi Corazón, permitiéndote verlo abierto, para que puedas entender que te amé mucho más de lo que te podía probar por un sufrimiento que ha terminado”. 

Señor, Tú nos amas más, mucho más, SIEMPRE más… Ábrenos el entendimiento para que podamos comprenderlo y abrazarlo; para que podamos siquiera devolverte una mínima parte de tanto Amor como Tú nos das… Pero es tan poco el amor que podemos darte, Señor… Así que, con osadía, me atrevo a pedirte que nos des tu mismo Corazón, como hiciste con nuestra hermana santa Catalina. 

JESÚS, MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN, HAZ MI CORAZÓN SEMEJANTE AL TUYO. 

Compositor e intérprete de la canción: Javier Salvado Romero.